domingo, 8 de junio de 2014

Vergüenza...


La cena transcurrió sin ningún tipo de sobre saltos... hablamos diversos temas y aprovechamos de ponernos al día en casi todos los temas posibles. Podía notar como estaba a la espera, preguntándose en que momento iba a empezar, cuando haría o diría algo, pero eso no ocurrió, no por lo menos en nuestra comida.

Al terminar la comida estabas muy relajada, mientras caminábamos por el estacionamiento rumbo al auto incluso puedo decir que tenias animo travieso... Entonces supe, el momento había llegado.

Al llegar al carro, como siempre me dirigí a la puerta del acompañante y te ayude a ponerte en lugar... Un poco mas lento que de costumbre rodee el carro y abre mi puerta. Una vez dentro me incline hacia ti, te tome de la barbilla y empece a besarte, recorriendo cada centímetro de tu boca como si fuera la primera vez. Tu respiración se hacia cada vez mas notoria, y poco a poco subía el calor...

- Pense que estabas molesto conmigo o que algo ocurría porque no había pasado nada, me dijiste.

- Todo tiene su momento srta, y algo de espera hace las cosas mejor no crees ?

- Me tenias preocupada,

- Calma, créeme que si algo pasara te lo diría de frente y sin rodeos. Ahora, creo que estas un poco relajada y eso se debe corregir.

- Yo ?, de que hablas aqui? Disjistes haciendo notar que estábamos aun en el estacionamiento.

- Bueno, ningún momento es mejor que el ahora, a fin de cuentas es el único que realmente existe. Y si, este lugar no tiene nada de malo... Esta solo....

- Pero es un lugar publico, me da pena... Si alguien nos ve me muero de la verguenza. Respondistes

- Deberia morir de la vergüenza srta, por olvidar como debe responder y eso lo voy a solucionar ahora. Mientras te decia eso me retire con cuidado el cinturón.

Tu ojos estaban muy abiertos, todos tus gestos gritaban sorpresa e incluso podía leer el pensamiento de salir corriendo en ti. Afortunadamente no lo hiciste, permaneciste totalmente inmóvil.

- Se que esto te da pena, pero es hora de que aprendas a confiar en mi y seguir mis instrucciones, a respetar las reglas... Cada acción tiene una consecuencia y esta ahora es la tuya.

Mientras decía esto había hecho con mi correa un par de esposas. Entonces las pase por tu muñeca y lleve tus brazos por arriba de tu cabeza. El amarre muy convenientemente dejaba un extremo largo en la correa, el cual me permitía mantener total control de ti.

- Pareces un pequeño animalito asustado princesa...

- Estoy atada, en un estacionamiento, alguien puede vernos, como quieres que este? ...

- Veo que aun no aprende señorita. Dije mientas usaba mi mano derecha para tirar un poco del amarre de tus manos. Recline tu asiento y me dispuse a seguir...

Con mi mano libre empeces a acariciarte el rostro, pasando muy suavemente mi mano, acariciando lentamente cada centrimetro de ti, poniendo un lento pero seguro ritmo hacia abajo. Primero tu cuello, esto fue muy efectivo, porque antes de que me acercara a besarte tu piel estaba totalmente erizada...

- hummm que rico.

- por favor, nos pueden ver.

- tranquila, esto no tomara mucho y aprenderá la lección señorita.

Con mi mano libre empece a soltar cada uno de los botones de tu blusa.... Me estorban te dije mientras continuaba.

- Esto también me estorba, te indique mientras poco a poco (con mas problemas de los que me gustaría), me deshacía de tu brasier y dejaba libres para devorar tus hermosos pechos.

Una ves fueron libres mientras mantenía un firmemente tus manos con las improvisadas pero muy útiles esposas acaricie suavemente y como te gustan tus senos, sintiendo cada rincón de ellos, disfrutando cada toque. Pellizque suavemente cada uno de tus pesones y luego me tome el tiempo para recorrerlos con mi lengua, saborearlos, succionarlos y lamerlos, poniéndote cada vez mas excitada.

- Sabe por que es esto srta ?

- No, pero me muero de la pena...

- hummm ya veo...

Lleve mi mano hasta tu sexo y aun a través de la tela de tu falda pude notar el calor.... - Hummm creo que no solo sientes pena, creo que estas muy húmeda también he. Hundí mi mano por tu falda y te obligue a levantarte halando ligeramente de tus improvisadas esposas; esto dejo el camino libre para que pudiera deshacerme de tu diminuta tanga....

Sin ningún obstáculo ya en el camino hundí lentamente un dedo dentro de tu húmedo y caliente sexo y fue casi como si hubiera encontrado tu botón de reset, porque todas las quejas desaparecieron y en su lugar empezaste a moverte y a disfrutar.

- Yo tenia la razón he, solo necesitas relajarte...

- He traído un pequeño juguete para torturarte un poco en el camino. Tus ojos se abrieron entonces nuevamente de par en par y diste un gran brinco cuando lo hice vibrar al tiempo que lo introducía en ti...

- Es una pequeña bala vibradora inhalambrica srta tranquila.

- Pero no llevo ropa interior. Respondiste,

- Ese es el menor de sus problemas Srta.
Mientras decía eso llevaba nuevamente tus manos adelante y procedí a cerrar los botones de tu blusa.

- Ahora iremos a un lugar donde pueda continuar a gusto... y darte la lección que te mereces.

- Pero...

- Silencio por favor, y recuerda que cuando te llamo princesa o srta debes responder formalmente. Creo que se te ha olvidado desde hace un rato y no lo dejare así.

- Joder, lo siento Señor.

- La expresión también va en tu contra... No me gusta que una mujer tan hermosa diga esas cosas, ya lo arreglaremos. Oprimí un botón y pude darme cuenta que hacia efecto porque tu cara cambio al instante.

- Lo disfrutas ?

- Voy a acabar señor.

- Entonces ...

Tu rostro cambio nuevamente de repente... - Lo apagaste ?

- Si, tu placer hoy esta en mis manos, y no te recompensare con un orgasmos por olvidar las reglas.... Oh no, créeme que esto sera ... Divertido.

Saboree mi mano llena de ti, encendí el auto, las luces y puse el auto en marcha.

- No me darás mi ropa antes ?,

- No.... Me gusta que vallas así, y las esposas tampoco te las quites por ahora.

- Señor pero no puedo andar así por allí...

- Si sigues mis instrucciones al pie de la letra si, tranquila. Y antes de que pudieras hacer nada pulse un botón haciendo que el juguete dentro de ti te dejara sin palabras.

- Esta sera una larga noche srta, la tengo bien planeada....